PARQUE AUTOMOTOR

Decreto 647/95

Régimen para la renovación de vehículos.

 

Del 4 de mayo de 1995

Publicado en el B. O. el 9 de mayo de 1995

1. Institúyanse por el presente decreto las normas que regulan la renovación del parque automotriz en la República Argentina, las cuales permitirán el acceso a nuevos vehículos a aquellas personas que opten por la destrucción de las unidades de su dominio. El presente régimen tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 1997.

2. Las operaciones de venta de automóviles, utilitarios, camiones y chasis para ómnibus, carrozados o no, realizadas por las terminales automotrices y sus concesionarios dentro del régimen establecido por el presente decreto recibirán un reintegro fiscal del DIEZ POR CIENTO (10%) sobre el precio de venta al público del automóvil CERO KILOMETRO (0 Km.) al 30 de abril de 1995, siempre que el monto resultante no exceda de PESOS MIL QUINIENTOS ($ 1.500). Para el caso de vehículos utilitarios con capacidad de carga hasta DOS MIL KILOGRAMOS (2.000 Kg.) se aplicará el mismo procedimiento siempre que el monto resultante no exceda de PESOS DOS MIL ($2.000) y en el caso de camiones y chasis para ómnibus carrozados o no, se aplicará el mismo criterio siempre que el monto resultante no exceda de PESOS SEIS MIL ($6.000).

3. Aquellas personas que optaren por acceder a los beneficios que otorga el presente plan, deberán proceder, a partir del 1º de julio de 1995, a dar de baja su vehículo del REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR dependiente del MINISTERIO DE JUSTICIA y luego concurrir a los centros de desguace u destrucción de vehículos que se habilitarán para tal fin. Una vez destruido el vehículo, se harán acreedores de un certificado que los habilitará para percibir el beneficio establecido en el presente régimen, que será otorgado por la SECRETARIA DE INDUSTRIA del MINISTERIO DE ECONOMIA Y OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS.

4. Los certificados que emita la SECRETARIA DE INDUSTRIA del MINISTERIO DE ECONOMIA Y OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS deberán ser nominativos con el solo efecto de poder verificar que cada certificado emitido por la empresa a cargo del desguace y destrucción del vehículo, se corresponde con un vehículo dado de baja del REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR dependiente del MINISTERIO DE JUSTICIA.

5. Los certificados serán endosables, pudiendo hacerse efectivo el beneficio en el momento de la compra de un vehículo nuevo de fabricación Nacional o importado por las terminales dentro del régimen de importaciones compensadas establecidas en el Decreto 2677/91 y modificatorios.

6. Cada certificado sirve para la compra de un solo vehículo y cada vehículo puede tener los beneficios de un solo certificado.

7. Para hacerse acreedores a este beneficio, cuya liquidación se efectivizará a partir del 1 de mayo de 1996, las empresas terminales automotrices deberán acreditar que trasladaron este beneficio al comprador final y realizaron adicionalmente un descuento como mínimo equivalente al descripto en el artículo segundo de este decreto.        

8. A los fines de compatibilizar la demanda de vehículos por el sistema de canje, con la oferta total de unidades destinadas al mercado interno, la autoridad de aplicación podrá, en base al monitoreo y análisis de las variables involucradas, determinar las cantidades máximas o mínimas de unidades comercializadas bajo esta modalidad, en base a la evolución de las condiciones del mercado.

9. La Autoridad de Aplicación del presente decreto será la SECRETARIA DE INDUSTRIA del MINISTERIO DE ECONOMIA Y OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS, la que queda facultada para celebrar convenios con la DIRECCION NACIONAL DE LOS REGISTROS NACIONALES DE LA PROPIEDAD DEL AUTOMOTOR Y DE CREDITOS PRENDARIOS, dependientes del MINISTERIO DE JUSTICIA al efecto de la emisión en todo el país de certificados del beneficio que se instituye por el presente decreto, pudiendo además dictar normas complementarias para la aplicación del régimen creado por el presente decreto.

10. Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.